Ruta nº2

EL COLEGIO-FINAL DE LOS ÁRBOLES DEL ARROYO-EL COLEGIO

Duración: 1 hora y media (2’5 Km.).

Comentario: En este recorrido podemos ver el tipo de fauna y flora típica del hábitat fluvial. Es muy cómodo de hacer pues todo él discurre por terreno llano, aunque no siempre los senderos se encuentran en las mejores condiciones e incluso algunas veces desaparecen debido a esa fea costumbre que tienen algunos agricultores de robar palmo a palmo el terreno a los caminos y a no respetar los cinco metros de servidumbre para uso público que han de dejarse a cada lado del cauce del arroyo (Ley de Aguas, 29/1985).

Descripción: En este itinerario partimos de la finca El Colegio, a la cual se puede llegar por la carretera que va a Valdeavero. Desde allí tomamos el camino que va hacia el arroyo. Es conveniente detenerse antes de llegar al arroyo y avanzar lentamente, de esa manera es posible que descubramos a algunas aves bebiendo o alimentándose por la orilla, como pollas de agua, ánade azulón, alguna lavandera blanca, lavandera cascadeña e incluso al alcaudón real posado en lo alto de algún arbusto. También podemos observar por esa zona al campechano gorrión molinero.

Cogeremos el sendero que va por la margen izquierda del arroyo en dirección hacia Valdeavero. Por esta zona las orillas están salpicadas de zarzas y de mimbres. En ellas abundan los chopos y en los tramos de cauce del arroyo en los que no hay grandes chopos, las espadañas. Por sus orillas es fácil encontrarse con algún petirrojo comiendo en el suelo y con algún carbonero colgado de las ramas más altas de las árboles. Las palomas torcaces volarán varias veces si hacemos este recorrido en primavera o verano.

Al llegar a la presa cruzaremos a la otra orilla para continuar por la margen derecha en dirección a Valdeavero. Es posible que veamos volar al busardo ratonero con sus alas anchas y redondas y si tenemos suerte podremos escuchar su típico maullido.

Al llegar al final de los chopos, tomaremos la linde de alguna tierra para ir hacia el camino que viene desde Camarma del Caño hasta el Colegio. Esa zona está dedicada a pastos para el ganado vacuno que se cría en la finca. Abundan los conejos y en todas las épocas del año abundan los tordos que acuden a comer las lombrices que se encuentran en las tierras húmedas de esa zona.

Bajando por el camino hacia El Colegio podremos encontrarnos con algún ejemplar de lagarto ocelado calentando su fría sangre al sol. Las abejarrucos vuelan por esa zona en primavera y verano. En Otoño e invierno las avefrías y las lavanderas recorren los pastos próximos al arroyo. En las laderas del los cerros que quedan a la derecha del camino abunda la aullaga y la retama.

En cualquier lugar del recorrido es conveniente perder unos segundos mirando al cielo en busca de los buitres y  de las águilas reales que de vez en cuando se dejan ver por estos lugares.



Comments